Amistades

Las amistades, las amistades son un tema tan complejo como el propio amor, encontrarle una definición que nos haga entender su realidad es casi imposible puesto que existen muchas clases de amistades:
-Están las que son un desde siempre para siempre, esas amistades que por mucho tiempo que pase nunca se van, que se forjan con miles de momentos y locuras juntos. Puede que a veces nos separemos pero esta clase siempre vuelve pues su lugar está a nuestro lado, aunque hablemos poco, cuando de verdad hace falta están ahí y realmente nuestra vida no sería la misma sin esas amistades, son dignas de ser consideradas familia.
-Están esas amistades que al principio no arrancan del todo. Todos hemos tenido alguna así, alguien con quien al principio no teníamos relación de verdad y han acabado volviéndose alguien muy importante en nuestra vida. Quizás sea necesario mucho tiempo para consagrarlas pero al final valen la pena, son esas pocas personas que quizás no hemos tenido siempre al lado pero que les queremos en nuestro futuro sin duda alguna.
-Están esas grandes amistades que se acaban, esas duelen mucho, personas que creíamos imprescindibles en nuestras vidas y que al final se van, luchar no siempre funciona, a veces es mejor dejar que mueran, algunas resucitan cuál fénix aunque con menos fuerza y otras quedan enterradas para siempre.
-Están las amistades sociales, esas que puedes pasarte media vida sin saber de ellas pero cuando te reúnes con ellas parece haber una gran amistad. Con estas nos podemos llevar decepciones si no sabemos distinguirlos de los amigos de verdad.
-Están las amistades a distancia. Prácticamente todos hemos tenido una amistad que no vivía cerca nuestro o que se mudaba y la amistad proseguía. A veces son las mejores pues no hay necesidad de ser falso, si quieren estar a tu lado lo estarán, no hay una rutina conjunta que les obligue a mentirte. Con estas podemos pasar horas y horas sin parar de hablar y contamos nuestras vidas diarias y cada vez que las vemos disfrutamos una barbaridad. Estas amistades vale la pena conservarlas si de verdad lo son, no hay distancia suficiente para romper una verdadera amistad.
-Están las personas que con el tiempo tienen una diferente visión. Ya no nos necesitan tanto, son amigos pero no son dignos de ser considerados familia, a veces ocurre que una persona cambia por las circunstancias que sean y eso nos aleja, creando una amistad más basada en el pasado que en presente, suelen doler si no somos capaces de aceptar la nueva amistad.
-Las nuevas amistades siempre suelen ser un soplo de aire fresco, a veces nos precipitamos a la hora de catalogarlas y nos llevamos decepciones por no ser realistas, debemos dejar que el tiempo las ponga a cada una en su clase.
-Por último están las parejas que a la vez son nuestr@ mejor amig@, que la persona que amas sea capaz de entenderte como tu mejor amiga es algo que no se puede explicar con palabras, una grandísima suerte sin duda.

Las amistades nos traen miles de  recuerdos y momentos que formarán parte de nuestra historia y de quiénes somos. Yo no entiendo mi vida sin mis amistades. Muchas me han dado grandes momentos y miles de horas de risas, otras también me han hecho sufrir a base de decepciones, marchas o simplemente por darles una importancia que no es correspondida. 
¿Qué sería del Quijote sin Sancho Panza? ¿De Frodo sin Sam? ¿De Han Solo sin Chewbacca? Quizás no serían nada, pues eso nos pasa a todos. Es muy importante saber distinguir a qué clase pertenece cada persona y tratarla acorde a ello, y a los de verdad cuídalos porque suelen ser muy pocos pero son el mayor tesoro que hay en la vida.
Como se suele decir, los amigos son la familia que escogemos, pues escoge bien y te acompañarán el resto de tu vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Iniciativa Seamos Seguidores

Tarragona, Una escapada improvisada (Octubre 2017)

Juego de Tronos 7x06 Resumen y Análisis